Votemos informados en estas elecciones
22089
post-template-default,single,single-post,postid-22089,single-format-standard,stockholm-core-1.0.8,select-child-theme-ver-1.0.0,select-theme-ver-5.1.5,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive
Title Image

Votemos informados en estas elecciones

Votemos informados en estas elecciones

Este 5 de mayo, tenemos un compromiso con Panamá. Votemos informados.

 

En estas elecciones que ya están a la vuelta de la esquina, el mayor reto que tienen los panameños es escoger un candidato capaz de enfrentar la corrupción tan grande que se nos ha arraigado en estos últimos 30 años. El país ha vivido en democracia, sí, luego de la invasión de Estados Unidos en 1989, que alegó como principal razón el derrocamiento del entonces general Manuel Antonio Noriega, que arrastró consigo un sistema dictatorial y que supuestamente dio al país la democracia.

Una democracia que no supimos cuidar, que dejamos deteriorar por aislarnos de la participación y dejar en manos de los peores, la política partidista a un costo altísimo que estamos pagando ahora.

La política es la única forma de hacer grandes cambios. Pero también es la forma en que los malos controlan y negocian a unos pocos, aprovechándose precisamente de las necesidades del pueblo. No solo en Panamá, no. Ya se sabe que el mundo padece de corrupción. Y ahora, este año, es nuestra responsabilidad librar al país de esta enfermedad, antes de que sea demasiado tarde y alguien se invente que la democracia no funciona, y decida cambiar de sistema. Ya lo hemos visto muy cerca también, en la tierra de nuestros hermanos venezolanos.

La corrupción, columna vertebral de todos nuestros males, está arraigada en la sociedad que no se da ni cuenta de que cuando se pasa una línea amarilla o una luz roja, la comete. O cuando hace un giro indebido o se cola en la fila del super.  O se copia en un examen. Manejar por los hombros…

Así se empieza. Y después “le damos algo” a un funcionario para que no ponga nuestro papel en el fondo de su escritorio, o “le damos para la soda” al policía que no nos puso la boleta…

Después pasamos a otros niveles, cuando le cobramos al Estado $300 por un bate de béisbol que cuesta $50 en el mercado…

“Siempre ha sido así”, “toda la vida se ha hecho”, dicen los mayores, los que crecieron en la dictadura. “Pero Fulano hacía cosas por el pueblo, ayudaba a la gente, aunque robara…”

¿Cuántas veces hemos escuchado esto? Señores: esto no es así, no es normal, y si “ha pasado siempre” es precisamente porque lo hemos permitido. Y mientras ese sea el pensamiento y la postura, así nos quedaremos. Es hora de cambiar.

Porque mientras admiramos en países como Estados Unidos, que Trump manda a hacer el muro en la frontera de México y un juez al día siguiente se lo prohíbe porque es ilegal, es cuando vemos la real separación de poderes, esa que nos enseñan desde tercer grado: los tres órganos, el Judicial, el Legislativo y el Ejecutivo.

Estamos acostumbrados, sí, pero hay una generación que no sabe o no recuerda –porque tampoco se lo hemos contado– que las cosas eran así y que ahora exige que nuestros próximos gobernantes trabajen. Las redes sociales han permitido una interacción nunca antes vista: la gente dice lo que piensa y se lo dice a quien sea, al mismo candidato, en su cuenta, y en público.

Estas elecciones, pase lo que pase, gane quien gane, quedarán en la historia como las de los independientes, que se fueron a la contienda con un biombo, cuando los candidatos de los partidos tenían un ejército (pagado además con los impuestos de todos, pero establecido por una ley del Tribunal Electoral). Lo que hemos visto es que sin plata y aun contra los partidos más grandes, los independientes se han abierto espacios.

Faltan 12 días para ver los resultados y el ganador. El nuevo presidente encontrará un país dividido, cansado de la corrupción y del juega vivo, pero también alerta y pendiente de lo que hagan en el gobierno. No será fácil, pero alguien tiene que hacer el trabajo de recuperar Panamá. Estas elecciones la mayor responsabilidad de todos los ciudadanos es la de votar informados; debemos saber a quiénes les entregaremos la gran tarea de llevar el control y la dirección de Panamá.