La familia está vigente, a pesar del tiempo y la tecnología
22094
post-template-default,single,single-post,postid-22094,single-format-standard,stockholm-core-1.0.8,select-child-theme-ver-1.0.0,select-theme-ver-5.1.5,ajax_fade,page_not_loaded,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive
Title Image

La familia está vigente, a pesar del tiempo y la tecnología

La familia está vigente, a pesar del tiempo y la tecnología

“Familia es familia y cariño es cariño”, dice Rubén Blades en una de sus canciones insignes: Amor y control. Y es que desde siempre la familia ha sido –y lo sigue siendo– la base de la sociedad, el núcleo.

 

Y aunque hay hasta siete tipos de familia en Panamá –ese es otro tema que nos sirve para otro blog– al final todas tienen un punto en común: el amor fraternal, ese incondicional que soporta todo, que nos protege, del cual salimos las personas que somos.

 

La unión familiar y la necesidad del hombre de establecerse y crear descendencia en medio de estabilidad es ancestral. Por eso, no importa cuánto haya avanzado la tecnología o qué tan a la vanguardia esté el mundo, la mamá es la mamá, el consentimiento y el cariño de una abuela no tiene par, la sabiduría de un abuelo es eternamente admirable y los padres son únicos, al punto de que cuando no se tienen más se siente el más grande desamparo.

 

Y es que justo esto nos trae a este blog. Algunas personas piensan que la familia como ente y como pilar de la sociedad pasó de moda porque la tecnología y el internet la excluyeron. De hecho, eso parece cuando se ve cada miembro familiar en su propio mundo, inmerso en su dispositivo electrónico (cualquiera que sea). Diferentes plataformas refuerzan el egoísmo o la soledad, ya que las personas cada vez más se aíslan y se apartan…

 

Pocos se preguntan cómo puede una familia colaborar con el desarrollo del país. Cuando los miembros de un hogar comparten opiniones, experiencias y preguntas, crecen más como individuos. Son más conscientes de las necesidades del país y salen de la casa más dispuestos a aportar a las soluciones comunitarias. Las familias más unidas contribuyen o aportan mejores ciudadanos.

 

Un ejemplo magistral es la educación que reciben los niños en Japón. Desde los primeros años de escuela, aprenden a cuidar y no ensuciar, ya que tienen que limpiar los baños de sus centros escolares, así como servir las comidas a sus compañeros y luego también encargarse de dejar todo impecable. Lo que para nosotros sería casi una ofensa, en Japón es parte de la formación elemental. Tal vez justamente por eso, Japón es uno de los países con menos índices de criminalidad y también uno de los más limpios del mundo. Muchos expertos atribuyen la educación que reciben desde niños a esta consecuencia.

 

En Insight Publicidad creemos en la familia como la mayor institución social y además estamos convencidos del poder que aún tiene la televisión como medio de comunicación masivo para reforzar ese lazo familiar. Por eso, con el apoyo de Telemetro, RPC, TVN y TV Max hemos creado una campaña para promover la unión familiar, para que cada miembro de la familia que está en su propio mundo vuelva de allá, y se reintegre para descubrir lo que se siente estar en familia.

 

Porque no hay nada como ver una película romántica en familia, en la que todos expresan sus sentimientos. Ni siquiera ir al estadio se compara con ver un juego de fútbol de la selección y disfrutarlo junto con la familia vestida con el uniforme de la marea roja. Ahora, en tiempos de política, presenciar un debate con los siete candidatos y compartir opiniones entre la familia es de vital importancia. Y si podemos volver por un momento a ser niños, no hay mejor idea que sentarse con los hijos a ver un programa infantil, en lugar de darles un dispositivo para que se aíslen.

 

Te invitamos a ver estas piezas publicitarias, que te van a recordar que tienes que llegar pronto a casa, que tu familia te espera y que tu país necesita familias más unidas y ciudadanos más conscientes. La experiencia en familia es única: no te la pierdas.